GRADUACIÓN. 10 de mayo de 2018

GRADUACIÓN. 10 de mayo de 2018

“Dad like a todo lo bueno que os espera”


 

Después de dar las gracias a Dios en la Eucaristía, es momento de darnos las gracias entre nosotros.

Dejadme que felicite primero a vuestros padres y les agradezca su colaboración y confianza. Ellos han apostado por Pureza de María y hoy reciben el premio a sus muchos desvelos, sacrificios y esfuerzos.

Deseo felicitar a los profesores y personal no docente que, con gran esfuerzo y dedicación, compaginando paciencia y exigencia, han hecho posible que hoy estéis aquí. No sólo a los de Bachillerato, quiero tener presentes aquí a los que os acogieron en dos años, las que os enseñaron a leer, a sumar, os contaron cuentos y os llevaron de excursión.

La vida del Colegio, desde el patio hasta la clase, pasando por la capilla, el comedor, la biblioteca, la relación con profesores, personal del colegio y compañeros… todo ha contribuido a vuestro crecimiento. Esa era nuestra misión, es la esperanza que tenían vuestros padres cuando eligieron este Centro y nos sentimos satisfechos de haberla cumplido y muy orgullosos de vosotros y del Colegio, de la obra que Madre Alberta inició y de la que todo el profesorado nos sentimos continuadores.

Quiero dirigirme a cada uno de vosotros, en primera persona:

Llevas en ti la semilla de alguien libre, que asume las consecuencias de sus acciones. Eres un joven de la Iglesia del siglo XXI, enraizado en la ética, fiel a sus principios y valores, que lucha por sus ideas, capaz de superarte a ti mismo.

Tantos años aquí te han convertido en ese tipo de persona a la que no hay que decirle que haga las cosas, que sabe lo que hay que hacer y lo hace. A partir de hoy eres un exalumno de la Pureza, un joven con criterio, capaz de diferenciar lo bueno de lo malo y defender el bien.

Eres un joven seguro, preparado, con una buena base para seguir hacia delante, pero también humilde, que no se avergüenza de reconocer que no sabe algo o que se equivocó, que sabe aceptar sus errores y se esfuerza por no volver a cometerlos.

Eres un joven, una joven, a la que le duele el dolor ajeno, que sabes mirar la Vida con los ojos de los más débiles, que te conmueves y te indignas y eres capaz de luchar por la libertad y la dignidad de todo ser humano.

Te llevas una huella que te distinguirá siempre: la devoción a la Virgen, el gusto por el trabajo bien hecho, el valor del esfuerzo y el espíritu de familia que has vivido en este colegio. Todo esto te lo llevas, es tuyo, está germinando, no está acabado y además lo has de compartir. Llevas una marca de la que puedes enorgullecerte: has estudiado en la Pureza.

Sólo me queda desearos que cultivéis una semilla más: la fidelidad. Fidelidad que es coherencia a vuestros valores, a vuestra conciencia, a vuestra fe. Fidelidad que es honestidad e implicación en vuestro trabajo por una sociedad más justa. Y fidelidad que es perseverancia y amor en vuestros compromisos con las personas.

Mirad al mundo con optimismo, el futuro con ilusión, “dad like a todo lo bueno que os espera”, no os canséis de esforzaros puesto que “lejos llega el que no se para”, luchad por la felicidad de los demás ya que es la única fórmula para conseguir la propia y no olvidéis nunca que ”hemos nacido para el cielo”

Que la Virgen de la Pureza os acompañe y bendiga siempre.
Muchas gracias a todos y, de nuevo, ¡Enhorabuena!

Hna. María Canel Ladrón de Guevara

 

Sin comentarios

Publicar un comentario